Balacera en Padrinos Bar

El Código Rojo fue activado; 7 fueron detenidos y dos resultaron heridos.

 

 

EL TIEMPO

Elementos del GATEM y de Seguridad Pública acudieron al reporte de Código Rojo en un bar de mala muerte ubicado en el oriente de la Ciudad, luego de que se desatara una riña campal donde hubo desde pedradas, hasta balazos.

Las autoridades lograron detener a siete individuos, mientras que socorristas atendieron a dos lesionados, uno de ellos con heridas que lo mandaron hasta el hospital.
Los violentos hechos ocurrieron alrededor de las 01:00 horas, cuando ingresó el reporte de que en la cantina “Padrinos Bar”, ubicada sobre la Avenida Las Torres, a la altura de la colonia Tierra y Libertad, se registraba una fuerte reyerta donde al menos, 10 ebrios sujetos participaban.

Cuando la patrulla asignada al sector acudía a sofocar la riña, fue activada la Alerta Máxima, ya que se escucharon varias detonaciones de arma de fuego, lo que alarmó a vecinos del lugar, quienes abarrotaron de llamadas a los números de emergencia, iniciando así una fuerte movilización de patrullas de varias corporaciones.

Al llegar las unidades, los rijosos seguían enfrascados en la reyerta, así que se logró la detención de al menos siete sujetos, mientras que ambulancias de cuerpos de socorro dieron atención a varios heridos.

El área aledaña al bar lucía como una enorme zona de guerra, ya que había palos, peñascos y pedazos de bloques, incluso una enorme piedras se hallaba a un lado de un gran charco de sangre, por lo que elementos del GATEM procedieron a buscar en los alrededores, ya que se presumía que debería haber más heridos y participantes de la batalla campal en el lugar.

Tras controlada la situación, los detenidos fueron abordados a una patrulla, misma que los trasladó a la Comandancia Municipal, lugar donde se identificaron ante el Juez Calificador como Juan Ramón Torres Salazar de 21 años de edad, así como Roberto Misael Reyes Ramírez de 43 años, Jorge Eduardo Muñiz Mendoza de 43 años de edad, Ramón Reyna Ramírez, Reynaldo González Cedillo y Ricardo Jasso Ramírez, quienes fueron ingresados a la celdas municipales.

Algunos de los heridos fueron llevados a hospitales por cuerpos de socorro, pero luego de que los detenidos ingresaran a las celdas, uno de ellos comenzó a quejarse de una herida, razón por la que fue solicitada la ambulancia de Cruz Ámbar al sitio, siendo revisado el lesionado por los socorristas, quienes determinaron que debían llevarlo al hospital para su mejor atención médica.

De la persona que realizó los disparos, no se logró la detención, mientras que autoridades municipales evaluaban la clausura del antro de vicio.

Tu opinión cuenta