Search
Miércoles 12 diciembre 2018
  • :
  • :

Buscan el perdón 3 Militares a 12 años del ataque sexual

 

Las 13 prostitutas rompieron el silencio y lograron se diera el primer caso en América Latina donde se sentenció a militares en el Sistema de Justicia del Fuero Común

GUADALUPE PÉREZ/REPORTERA

¿Hubo o no justicia?, las opiniones siguen divididas a 12 años del caso de violación multitudinaria en el desaparecido bar Pérsico y Las Playas en el municipio de Castaños, en donde ex Militares fueron acusados de violar a 13 sexoservidoras.

Fue la madrugada de un 11 de julio del año 2006, los penosos y lamentables hechos, los cuales crearon una importante y marcada división de opiniones en donde una parte se inclinó hacia las víctimas, otra a favor de los señalados y entonces Militares y otros más que se mantenían a la expectativa.

Este fue un caso, el cual vino a dar la pauta a reforzar algunas leyes de protección a las víctimas de violación, así como al ser el primer caso en América Latina en el cual se conseguía castigo a elementos del Ejército a través del Sistema de Justicia del Fuero Común; aunque el resultado para las víctimas no fue precisamente un triunfo, ya que la mayoría de los que dijeron fueron sus agresores, quedaron en libertad.

11 DE JULIO 2006… MADRUGADA DE PESADILLA

La madrugada del 11 de julio del 2006 una veintena de elementos Militares pertenecientes a XIV Regimiento de Caballería ubicada en Muzquiz, arribaron armados, uniformados y en unidades oficiales de la SEDENA a la zona de tolerancia de Castaños, a los bares Pérsico y Las Playas, golpeando a dos elementos de la Policía Municipal que vigilaban la zona roja.

Lo anterior se presumía en primera instancia, como represalia ya que horas antes algunos Militares habían sido detenidos cuando vestían de civil y se involucraron en una riña en tales bares, sin embargo al identificarse en la Corporación Policial Municipal se les brindó la atención y se les dejó ir, para luego volver uniformados y con más apoyo de personal y cometer el atroz hecho.

Fue cerca de las 2 de la madrugada del 11 de julio cuando parte de los Militares que se suponía estaban en la Región Centro para custodiar las boletas electorales en la Oficina Distrital 03 del INE fueron señalados de participar en la agresión de Policías Municipales como de golpear y violar a las bailarinas y sexoservidoras de ambos bares, siendo 13 las víctimas en total.

UN TEDIOSO, LARGO Y DIFÍCIL CAMINO EN BUSCA DE JUSTICIA

Las versiones de las víctimas señalaban a que más de una veintena de Militares luego de golpear a los Policías Municipales que vigilaban la zona de tolerancia, prácticamente tomaron las instalaciones de los bares donde laboraban, las amagaron con las armas que portaban, las desnudaron, las golpearon, las amenazaban y burlaban de ellas, las violaron y en algunos casos no solo con el miembro sexual, algunas aseguraban que las penetraban con las armas que traían los soldados, lastimándolas seriamente.

De estos aberrantes hechos fueron testigos tanto clientes como personal de los bares quienes también fueron sometidos y golpeados por los Militares quienes tomaron control total del lugar.

Se informó que un trabajador del bar encerró bajo candado a algunas de las chicas y fue entonces que una de ellas llamó al entonces número de emergencias 066, pese a que pudieron reportar el hecho y pedir auxilio, increíblemente la ayuda nunca llegó, para finalmente ser encontradas y siendo obligadas a salir de su escondite convirtiéndose en víctimas de las vejaciones de los soldados.

Fue después de que pudiera darse otro reporte a las autoridades sobre un altercado en la zona de tolerancia de Castaños, sin embargo otros Militares que estaban fuera del lugar informaron a las autoridades ministeriales que estaban realizando una de sus labores Militares, consiguiendo volver a tener control del sitio, sin embargo un tercer llamado, ya durante el día hecho por el entonces Alcalde Mauro Flores al propio Procurador Jesús Torres Charles, se confirmaban los terribles sucesos registrados en la madrugada.

En ese entonces entrevistado por periódico EL TIEMPO y otros medios de comunicación que ya tenían los primeros indicios de la penosa noticia, el Alcalde de Castaños indicó que Seguridad Pública le había informado que alrededor de las 2 de la mañana el Oficial Francisco Neira, solicitó ayuda y fue entonces que más elementos llegaron al sitio para tratar que calmar los ánimos de los Militares, sin tener éxito y siendo sometidos; pese a dar vista a las autoridades nunca se activó el “Código Rojo” al que deben responder todas las fuerzas de seguridad; lo cual hubiese podido evitar la tragedia que vivieron las 13 víctimas y los otros agredidos.

DETIENEN A ALGUNOS DE LOS MILITARES IMPLICADOS

Fue a mediados de agosto del mismo año cuando se entregó al Ministerio Público a los militares involucrados y señalados como los presuntos responsables de la agresión a las bailarinas y sexoservidoras de Castaños.

Lo anterior con una fuerte movilización en el traslado de los mismos siendo solamente 8 los presentados entonces de las veintena que se dijo participaron en los hechos, los cuales arribaron a la región en un avión de la Fuerza Aérea e internados en el CERESO, ya que estos habían estado acuartelados en Sinaloa por el Ministerio Público Federal mientras se resolvía si pertenecía al fuero común el procedimiento.

Cabe mencionar que dos estaban bajo resguardo de la base militar ubicada en Múzquiz, pero también fueron trasladados a Monclova.
Los ex Militares consignados fueron Juan José Gaytán Santiago, Norberto Carlos Francisco Vargas, Ángel Antonio Hernández Niño, Roberto González Estrada, Omar Rangel Fuentes, Fernando Adrían Madrid Guardiola, Casimiro Ortega Hernández y Rosendo García Jiménez.

Además se informó que dentro de los señalados involucrados y presuntos responsables hubo cuatro prófugos registrados en las carpetas de investigación APP-78/06 y la PGJE-APP-79/06.
En su momento el entonces Procurador del Estado, Torres Charles daba a conocer que el ex Militar Roberto Carlos Francisco Vargas, al ser identificado y señalado por sus víctimas, estaría siendo procesado por cuatro ataques sexuales; en tanto fue a finales del mismo mes de agosto cuando el Juez Hiradier Huerta, entonces del Juzgado Segundo en Material Penal de Primera Instancia, quién dictó auto de formal prisión a los 8 militares por las acusaciones de violación a 13 mujeres en la zona de tolerancia de Castaños.

Lo anterior generó el primer antecedente de sanción aplicable a Militares a través del Sistema de Justicia del Fuero Común y abriendo el debate con relación al caso ya que la opinión pública se dividía entre que era un posible asunto en el que se dejaba entre dicho tanto la veracidad de lo sucedido por parte de las víctimas así como por los entonces elementos de las fuerzas castrenses.

Fueron varios meses de controversia que abrió paso a declaraciones de diversos representantes de la sociedad y autoridades, el Obispo Raúl Vela fue uno de los más tajantes al exigir justicia para las víctimas, no solo en este caso sino en otras partes del país donde se dieron hechos similares.
A 8 meses después de los hechos a fines de Marzo del 2007 se llevó a cabo una recreación de los hechos en la zona de tolerancia de Castaños, como parte del procedimiento legal.

Cabe señalar que se tuvo un fuerte despliegue de seguridad en la zona. Es de señalar que en esta acción solo participaron 3 de los 8 Militares, siendo identificados como Juan José Gaytán Santiago, Omar Rangel y Norberto Carlos Francisco Vargas.
Durante el desarrollo del proceso, finalmente se sabe que solamente tres ex Militares siguen cumpliendo sentencia penal, mientras que hay siete libres, esto sumando a los que estuvieron evadidos.

2018 SIGUEN LAS OPINIONES DIVIDAS… ¡¿HUBO O NO JUSTICIA?!…

Sí hubo justicia, no fueron
violaciones y se demostró

Llevó el proceso de defensa de los ex Militares la Abogada Aída Guardiola, quien logró que siete soldados quedarán libres de las acusaciones de violación, en donde inclusive dijo localizaron a algunas de las supuestas víctimas quienes en su declaración no se asemejaba tal como lo describía entonces el Ministerio Público.
“De lo que decía el Ministerio Público a lo que comentaron ellas en su declaración, el Ministerio Público no pudo sostener su declaración, fueron testimonios de las mismas sexoservidoras, el testimonio de la señora que atendía el restaurante que operaba en aquel entonces en El Pérsico y fueron muchas otras declaraciones de testigos, es más, los mismos testigos de ellos en la recreación de los hechos no coincidían con lo que declararon, se tergiversó mucho la información, se exageró mucho, fue una información de impacto de aquel entonces”, precisó entrevistada vía telefónica por periódico EL TIEMPO.
“Luego del recurso de apelación que quisieron tumbar, lo logramos sostener y tiempo después de los 10 que finalmente fueron consignados 7 quedaron libres, 3 siguen en prisión y estos al parecer interpusieron un recurso que están por resolver si se liberan o no se liberan por faltas al debido proceso, ellos siguen alegando inocencia, pero el juez tomó a consideración otras situaciones para procesarlos, pero no se respetaron sus derechos procesales. De acuerdo al Juez los testimonios de las sexoservidoras quedaron por las supuestas violaciones que no se dieron en El Pérsico, sino en Las Playas más los exámenes médicos que avalaron la violación, pero el argumento de nuestra defensa es que si hubo algún tipo de relación sexual fueron relaciones consensuadas, relaciones de común acuerdo, no fueron violadas”, manifestó.
Indicó que en esta situación, el propio dicho de las supuestas víctimas valió para sostener que fueron violadas, ya que en el tipo de delito que se trató entonces, el dicho de la ofendida tiene un carácter preponderante, en donde no necesita de más testigos que avalaran si había o no uso de armas y maltrato para forzar la relación sexual.
“Ninguno pudo volver a su cargo Militar ya que durante el proceso denominado Consejo de Guerra en donde fueron procesados por abandono de sus funciones, por haber acudido a la zona de tolerancia, fueron degradados; esta fue una experiencia desconcertante e inquietante porque en la época en que se dio el acontecimiento trascendió a la opinión pública, fue totalmente politizado este asunto, hubo una intervención muy directa del clero por parte del Obispo Raúl Vera, personas ajenas tuvieron mucha intervención en los medios, siento que crucificaron a los muchachos antes de darles la oportunidad de prensa, fue algo público y notorio que molestó mucho, a los muchachos les causó mucho daño moral y en sus familias, aun les genera afectación; son situaciones que se presenta en un momento dado y cuando se conoce la realidad de la historia y que es congruente con las pruebas pudimos llevar una defensa para todos llevándolo de la mejor manera”, precisó.

No hubo justicia, pero dejó precedente
en la defensa de víctimas sexuales

Aunque no se logró el castigo que se buscaba para los ex Militares involucrados en la violación multitudinaria de varias mujeres, la Licencia Sandra de Luna y ex titular del Centro de Orientación y Protección a Víctimas de Violencia Intrafamiliar, COPROVI, sostuvo que aunque lamentable lo sucedido, esto generó el primer precedente de castigo a Militares, así como se institucionalizó el 11 de julio como el Día de las Sexoservidoras, reconociendo su valor a no quedarse calladas.
De luna dijo que a su punto de vista personal, no se hizo justicia, además de que los tres ex militares que siguen en prisión, a través de sus abogados están acosando a sus víctimas en busca de que se les otorgue el perdón. Lo anterior le fue informado por algunas de las mujeres que pasaron por tan lamentable situación y con las que mantiene comunicación.
“Las están buscando para que les den el perdón, sus miedos regresaron y por supuesto que se puede considerar un acoso pues lo que tengan que hacer deberían hacerlo por medio de las instancias pertinentes”, señaló.
Luego de estar al frente de COPROVI y brindar el seguimiento, así como el apoyo a las víctimas de los ex Militares, precisó que los hechos no fueron exagerados ya que a consecuencia de estos hechos hubo un embarazo así como un aborto; este último permitido por la Ley.
“Varías chicas se fueron a Estados Unidos para rehacer sus vidas, están trabajando como supervisoras, son jefas, otras se casaron pudiendo rehacer sus vidas o están con proyectos productivos, han luchado para retomar sus vidas”, destacó.
Agregó que gracias a ellas y sus denuncias el día 11 de julio se institucionalizó como el Día de las Sexoservidoras, también el Instituto Nacional de las Mujeres exigió a la SEDENA incluyera en sus materias la perspectiva de género.
“Ellas siguen sosteniendo los hechos, les debemos un reconocimiento por no quedarse calladas, porque por ellas se hicieron cambios a las leyes, la sociedad cambió su percepción sobre las sexoservidoras, al final son mujeres que fueron víctimas y las cosas nunca se exageraron, hubo abuso de poder, las sentencias están ahí, aunque parece aún hay uno evadido de la ley y otros quedaron libres”, señaló.
Indicó que al parecer el que sigue evadido de la justicia es uno de nombre Norberto que había sido liberado y luego se comprobó su participación, pero al parecer por el cargo que tenía fue encubierto y ya no pudo ser localizable, sin embargo tampoco se logró comprobar, mientras que de las víctimas señaló que 3 requirieron el apoyo del Sistema de Refugios.
“Aún falta mucho por hacer en materia de justicia en casos de violencia contra las mujeres, desde los funcionarios que estén sensibilizados en el tema, en Derechos Humanos, que la Comisión de Atención a Víctimas funcione con todas las garantías para ellas, que se acompañe a las víctimas de una forma real y efectiva para la reparación del daño, aún con el Centro Empoderamiento todavía falta mucho por hacer para que no se revictimice a las mujeres”, comentó.
Agregó que no se debe ser tolerantes ni individualizar una de las violencias más antiguas contra las mujeres que es el ejercer el oficio más antiguo y que es el del servicio sexual.
“Mi reconocimiento a estas mujeres que rompieron el silencio y le pusieron voz a una población que estuvo olvidada por siglos, ellas fueron el primer caso en América Latina donde se sentenciaron a elementos del Ejército en el Sistema de Justicia del Fuero Común”, concluyó.

Facebook Comments