Search
domingo 15 septiembre 2019
  • :
  • :

Corte Suprema de Estados Unidos permite a Donald Trump negar asilo a migrantes

El Tribunal Supremo de Estados Unidos dio este miércoles luz verde de forma temporal al Gobierno del presidente, Donald Trump, para denegar el asilo a inmigrantes indocumentados, en su mayoría centroamericanos

VANGUARDIA / EL TIEMPO

ESTADOS UNIDOS.- La Corte Suprema dio luz verde este miércoles al gobierno del presidente Donald Trump para implementar su política de negar asilo a migrantes que llegan a la frontera sur que no solicitaron protección en otro país.

La medida afecta directamente a los inmigrantes centroamericanos que cruzan el territorio mexicano antes de llegar a la frontera y entregarse a las autoridades federales de inmigración para pedir la protección del gobierno alegando que están huyendo de sus países por distintas causas.

La política, denominada Regla Final Interina (IFR), fue anunciada después de que la administración de Trump no consiguió llegar a acuerdos con México y Guatemala para convertirlos en ‘tercer país seguro’.

Varias cortes inferiores habían fallado en contra de las restricciones del gobierno, pero este miércoles la mayoría de los magistrados de la Corte Suprema emitieron una orden que permite que las autoridades estadounidneses sigan negando solicitudes de asilo en la frontera mientras termina la batalla legal.

En una presentanción a los magistrados del máximo tribunal del país el abogado Noel J. Francisco, en representación del gobierno de Trump, dijo que la nueva política de restringir la concesión de asilo era necesaria para abordar “un aumento sin precedentes en el número de extranjeros que ingresan ilegalmente al país a través de la frontera sur que cuando son detenidos, solicitan asilo y permanecen en el país mientras se resuelven sus solicitudes”.

La política vigente desde el pasado 15 de julio establece que solo aquellos migrantes a los que se les ha negado asilo en otros países o que han sido víctimas de tráfico humano pueden aplicar para esa protección en suelo estadounidense.

Esto significa que hondureños y salvadoreños deben haber pedido primero asilo en México o Guatemala y que además se los hayan negado para entonces poder pedirlo en EEUU.

Un número récord de familias centroamericanas han solicitado asilo durante el último año y la mayoría han sido puestas en libertad para esperar audiencias judiciales, frustrando los esfuerzos de Trump para frenar una nueva ola de migrantes. El Departamento de Justicia dice que más de 436,000 casos pendientes tienen que ver con una solicitud de asilo.

Tu opinión cuenta