Search
domingo 15 diciembre 2019
  • :
  • :

Desmayan adultos mayores

Son personas delicadas que asisten en andadera, sillas de ruedas y demás aparatos de apoyo pero al ser una larga espera sufren estas consecuencias, todo sea por los 2 mil 500 pesos

HÉCTOR SOSA/REPORTERO

El fastidio y cansancio fueron factor suficiente para que dos adultos mayores se desvanecieran mientras esperaban el pago del programa 56 y Más tras cinco horas de espera en la oficina de la Secretaría del Bienestar, ubicada en la Plaza Real, sobre el Bulevar Pape.

Con andaderas, con bordón, otros más en sillas de ruedas, así estaba compuesta la fila, el objetivo era sacar su talón de cheque por $2, 500 pesos y acudir a hacer fila en la oficina de Telecom para cobrarlo, lunes, martes, miércoles y jueves.

Una de las beneficiarias, Lidia Medrano Rodríguez, vecina de Colinas de Santiago, comentó que algunos llegaron desde antes de las 5:00 horas de la mañana y aún y que había una fila oficial que siempre se ha respetado, llegaba gente nueva que recién acaban de entrar y con prepotencia quieren que los pasen, cuando muchos están desde temprano.

Hubo un intercambio de palabras porque algunos querían entrar sin respetar la fila, algunos ya cansados porque estábamos parados, había mucho fastidio, comentó.

Por su parte María de la Luz Carmona Campos, de la colonia Independencia de Monclova, señaló que su molestia era que primero les dan cita y les mandan hasta atrás de la fila cuando le había tocado ser de los primeros.

“Nos mandan hasta acá y nos dicen no se retiren muy lejos y después nos dicen que no se va a respetar el horario que nos dieron y desde las 6:30 estamos aquí para llegar a tiempo, queremos ser de los primeros y nos mandan hasta atrás cuando me había tocado en la puerta”, señaló.

Tomas Sifuentes Hernández, sufrió un desvanecimiento que puso a muchos nerviosos y hubo que hablarle a la ambulancia de la Cruz Roja que le estabilizó su presión, de acuerdo a comentarios de la Benemérita padece de depresión.

Aunque tarde, pero llegaron las sillas y agua purificada además de un despachador de agua fría y se abalanzaron al agua.

Minutos más tarde una mujer también se sintió mal y entre todos le empezaron a ayudar mientras se pedía la ambulancia a su llegada se le estabilizó, se dijo padecía de alta presión.

Tu opinión cuenta