Search
Miércoles 26 septiembre 2018
  • :
  • :

Molió a golpes a ‘Josecito’

El niño de 3 años de edad presentaba golpes en nalgas, muslos, rodillas, pies, rostro, cabeza, brazo izquierdo, codo y mano derecha, así como oídos reventados, lesiones en abdomen y tórax

 

GUADALUPE PÉREZ/REPORTERA

“¡Ya papito!”, fueron las últimas palabras que implorando le decía el pequeño José a su padrastro Roberto Lerma quién sádicamente y con saña lo golpeaba, hasta conseguir que la voz y la vida del bebito se apagara para siempre.

Presentado ante el Juez Guillermo García quién avaló el cumplimiento de la orden de aprehensión en contra de Roberto Lerma, el cual solicitó fuera privados sus datos personales por lo que se manejará sólo como “Roberto L.”, fue vinculado a proceso, acusado del cargo de “homicidio calificado”, con las calificativas: “con ensañamiento, premeditación, ventaja y traición”.
El Juez García encabezó la audiencia inicial de quién es señalado culpable de matar a golpes al pequeño José en el municipio de Castaños, tras castigarlo severamente por haberse hecho del baño en su ropita en medio de una fiesta.

Aunque la defensa de oficio del imputado Roberto L., intentó tumbar el caso al Ministerio Público acusando se haber sido víctima de agresiones físicas por parte de las autoridades, el Juez García indicó que se tendrían 10 días para implementar el “Protocolo Estambul”, período en el que se averiguaría si se dio o no el abuso de autoridad referido por el acusado.
En tanto avalaba viable el cumplimiento de la orden de aprehensión en su contra, así como dio pauta a que el Ministerio Público diera a conocer los detalles de su detención y del delito que se le imputa.

 

EL CRIMEN

Los cargos imputados a Roberto L., son por homicidio calificado, con ensañamiento, premeditación, ventaja y traición, siendo la víctima el menor de 3 años José “N”, luego que el pasado 24 de septiembre del año en curso cerca de las 22 horas en un domicilio ubicado sobre la calle Libertad de la colonia 21 de Marzo en Castaños estando en una reunión fue visto dándole un golpe en el rostro al pequeño tras haber obrado en su ropa y luego bañarlo o limpiarlo, se trasladaron al domicilio ubicado en la colonia Libertad del mismo municipio, en donde vivía con la madre de la víctima y un hermanito menor de este.

Fue horas más tarde que éste levantó al pequeño José y le ordenó acomodarse boca abajo en un sofá para después golpearlo varias veces, un total de 120 veces según la necropsia de ley.
El palo con el que golpeó y generó lesiones mortales en el cuerpecito del pequeño media aproximadamente 92 centímetros de largo y 2.5 de ancho, dando golpes en diferentes partes del cuerpo pero principalmente en los glúteos, muslos y zona lumbar del pequeño.

 

¡YA PAPITO! SUPLICABA
EL PEQUEÑO JOSECITO

Mientras daba lectura a los hechos el Ministerio Público, se describió la golpiza sádica que Roberto L., propinó al pequeño José, en donde la necropsia determinó lo que se conoce como una hemorragia interna que llevó a la muerte al pequeño.

Se presentaban lesiones en las nalgas, muslos, rodillas, pies, rostro, cabeza, brazo izquierdo, codo y mano derecha así como oídos reventados, lesiones en abdomen y tórax: generando lesiones innecesarias y sumamente dolorosas al pequeño para ser un simple correctivo.

Según declaraciones de la madre Rosa Cárdenas, intentó detenerlo pero Roberto L. continúo, alcanzando a escuchar las suplicas del pequeño José, “¡Ya papito!” entre el llanto desgarrador del pequeño derivado de los golpes que recibía con un palo, hasta que finalmente dejó de escucharse su voz y quedar inconsciente.

La necropsia arrojó lesiones por un total de 120 golpes al cuerpo del pequeño, la mayoría concentrados en el área lumbar, glúteos y piernas del pequeño propiciando un shock hipovolémico severo.
Por lo tanto se acreditaba en base a las pruebas, la premeditación, la ventaja, la traición y el ensañamiento con que Roberto L., llevó a la muerte al bebito, que apenas contaba con 3 años entonces.

 

PIDEN DUPLICIDAD DE TÉRMINO

Ante tales pruebas descritas, la defensa de Roberto L., encabezada por los abogados de oficio César Chávez y Paola Cabello pidió la duplicidad de término de 144 horas para reunir también sus pruebas iníciales, por lo que el Juez García determinó la próxima fecha de audiencia complementaria para el 3 de octubre a las 11 de la mañana.

En cuanto al señalamiento de haber sufrido de agresión tras su detención, el Juez indicó que se tendrán 10 días para que se investigue si hubo alguna violación de los Derechos Humanos del Imputado, para finalmente imponer como medida cautelar la prisión preventiva en instalaciones del C4 hasta la próxima audiencia y por lo que dure el proceso en su contra.

Facebook Comments