Search
Domingo 22 octubre 2017
  • :
  • :

Amor de padre lo llevó al límite

César perdió su libertad en intento de cubrir los gastos médicos de su hijo

MARCO ESCALERA/REPORTERO

La paternidad la identificamos como la generosidad y el altruismo de esas personas que fincan un compromiso con cada uno de sus hijos para toda la vida, se responsabilizan al cien por ciento para satisfacer cada una de las necesidades que pudieran tener sus hijos y además desde su infancia ayudan en el desarrollo de su personalidad, su autonomía y desarrollo en la vida.

De ante mano es de todos conocido que un padre daría y haría cualquier cosa por uno de sus hijos, cuando estos están en problemas siempre el lado paternalista es el que sale a hacer frente a cada problema que pudiera presentarse como en cuestiones legales, accidentes o incluso en enfermedades que requieren costosos medios para sanarlos; el hecho es que se trata de hacer hasta lo imposible por ver bien a cada hijo y sacarlo adelante.

Tal es el caso de César Rojas, un ex Bombero de esta Ciudad que ante la desesperación por pagar altos costos médicos de su hijo quien padece de insuficiencia renal, se vio obligado a incursionar en el tráfico de drogas donde fue capturado por las autoridades en la franja fronteriza con posesión de varios kilos de cocaína.

Su hijo que lleva el mismo nombre desde los cinco años le detectaron diabetes infantil y al entrar a la etapa de la adolescencia comenzó a sufrir de insuficiencia renal, justo cuando no era la mejor situación económica de su padre, quien solamente contaba con el salario de operario de una conocida maquiladora, por lo que en sus tiempos libres se vio en la necesidad de trabajar como taxista para solventar un poco los gastos médicos de su hijo y el resto de la familia.

El padecimiento de su hijo César empeoraba, puesto que era sometido a diálisis por la insuficiencia renal y comenzó a requerir unidades de sangre que de alguna manera tenía que reponer al hospital o pagar la cantidad de 300 pesos por cada unidad.

La situación se comenzó a tornar más difícil cuando comenzaron a incrementar los gastos que requería su hijo, gastos insostenibles e imposibles de cubrir con sueldos semanales de mil pesos, y el trabajo de taxista no era suficiente para sacar a su hijo adelante.

Su amor de padre, lo obligó a introducirse en el tráfico de drogas para obtener recursos que pudieran sacarlo de todos sus problemas económicos, pero sobre todo el de poder ver mejor a su hijo de salud, el cubrir económicamente cada emergencia médica que pudiera presentarse y estar preparado para cualquier cosa que pudiera llegar en torno a su hijo.

Las cosas no salieron como las esperaba, y para su mala fortuna fue detenido en posesión de drogas por lo que es procesado legalmente por las autoridades y dentro de 8 meses tendrá su primera audiencia donde espera salir pronto de este juicio, obtener su libertad y estar cerca de sus tres hijos.

Actualmente sólo habla con sus hijos por teléfono a quienes les da fortaleza con sus palabras asegurándoles que todo va a estar bien, y que pronto podrá estar con cada uno de ellos.

Hoy su Hijo César está a cargo de su abuelo, quien se lo llevó a su casa en la colonia Industrial y desde ahí le dan los cuidados que requiere y lo llevan al Hospital, Amparo Pape de Benavides cada vez que requiere de su diálisis.
Sin lugar a dudas, las intenciones de César Rojas fueron las mejores y comprensibles para cualquier persona que es padre, puesto que no existe castigo suficiente para un padre que sólo busca salvar a su hijo a costa de lo que sea.

Feliz día del padre a todos los lectores!

Facebook Comments