Search
sábado 17 agosto 2019
  • :
  • :

Muere de cáncer el sacerdote y exorcista Roberto Luna Lozano

Luego de una penosa enfermedad, el Sacerdote exorcista y Párroco de la Iglesia del Verbo Encarnado de Frontera, Roberto Luna Lozano, murió el día de ayer, su cuerpo será velado en la Iglesia “El Calvario” en Ciudad Saltillo

DOLORES GUERRERO/REPORTERA

Gran consternación causó la mañana de ayer la noticia de la muerte del Párroco y Sacerdote exorcista de la Parroquia El Verbo Encarnado, Roberto Luna Lozano, discípulo del Exorcista de la Diócesis de Saltillo Jorge Luis del Río, quien también falleciera hace un par de semanas.

Ordenado sacerdote el 29 de junio del 2012, el Sacerdote Roberto Luna Lozano pronto se ganó el cariño, el respeto y la admiración de la feligresía pues se especializaba en sacar los demonios a quienes se le aceraba y sufrían ataques del maligno.

Nació en Salinas Hidalgo, San Luis Potosí, el 28 de septiembre de 1962, cursó sus estudios en el Seminario Diocesano de Saltillo y fue ordenado sacerdote el 30 de junio del 2012 por el Obispo Raúl Vera López en la Parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón en Saltillo.

Su primer destino como vicario estuvo en la Parroquia de Santiago Apóstol donde permaneció 5 años.

En este tiempo de su ministerio el Presbítero Roberto Luna Lozano fue nombrado exorcista, en la Diócesis de Saltillo de acuerdo al Canon 1172 el 10 de agosto del año 2015.

Asumió el cambio como Vicario parroquial en la Iglesia de “El Verbo Encarnado” en Ciudad Frontera donde fortaleció los grupos de esa comunidad cristiana y se ganó el cariño de los feligreses.

Desde el 29 de agosto del 2017, se le detectó Cáncer y enfrentó desde ese tiempo una lucha contra esta enfermedad que le mantuvo alejado del ejercicio sacerdotal.

El 14 de noviembre del 2018 estuvo activo en la Parroquia de Santiago Apóstol un mes, y de nuevo fue enviado a Monterrey para continuar con su tratamiento médico, siendo recibido en la Casa del Sacerdote de la Arquidiócesis de Monterrey.

Hace dos semanas fue acogido en la Casa del Sacerdote de la Diócesis de Saltillo, llegando a dicho lugar en una situación de salud muy delicada, por lo que el Obispo Raúl Vera pidió al presbítero que fueran a encontrarse con el Cristo sufriente en la figura de su hermano sacerdote.

“El Padre Roberto realizó su ministerio de forma muy peculiar, junto al Cristo sufriente que entregó toda su vida en cada momento por nosotros y por el mundo,” dijo el Obispo Fray Raúl Vera López.

Ayer por la tarde fue velado y oficiada una misa de cuerpo presente en el Templo “El Calvario de Saltillo,” donde se esperaba que los feligreses acompañarán a su familia; se espera que pueda ser trasladado a la Iglesia del Verbo Encarnado donde su feligresía se despediría de él.

Tu opinión cuenta