Search
domingo 20 octubre 2019
  • :
  • :

No estaba muerto

REDACCIÓN/EL TIEMPO

El aviso de un cuerpo tirado debajo del puente Cal y Canto, originó la pronta movilización de elementos de Seguridad Pública, el hombre no estaba muerto, sólo había andado de parranda.

El estado de ebriedad en el que se encontraba hizo que se quedara dormido, siendo asegurado por los guardianes del orden, luego llevado a las celdas.

Como Mario Alberto Fermín García de 37 años de edad, con domicilio en calle Valle del Álamo sin número en la colonia Héroes Del 47, se identificó el hombre que alarmó a las autoridades.

El aviso ingresado al Sistema Estatal de Emergencias, se registró cerca de las 20:00 horas de ayer, las corporaciones eran enteradas que un hombre yacía debajo del puente Cal y Canto, mismo que no se movía.

El personal policiaco se trasladó al sitio, presumiendo que se trataba de un hombre ya sin signos vitales, pero su alivio fue al escucharlo roncar.

Comprendieron que se trataba de un ebrio a quién se le había “cansado el caballo”, por lo que fue detenido y luego llevado a los separos.

Tu opinión cuenta