Search
Jueves 23 noviembre 2017
  • :
  • :

A sembrar valores morales y espirituales

 

GUADALUPE PÉREZ / REPORTERA

 

El Párroco, Eduardo Neri, conminó a los feligreses, a escuchar y creer en la palabra de Jesús, también a ser como las semillas que son sembradas para que florezcan, por lo que se debe actuar conforme a la Ley de Dios, para encontrar en el alma, las tierras factibles para sembrar tales semillas.

“La palabra no es solamente una lectura que hacemos de un texto, es la palabra viva de Jesús, el hijo de Dios, que tanto yo escucho a Jesús, le creo a Jesús y siempre en mi corazón, está la Ley de Jesús, que tanto esfuerzo pongo para disponerle mi fe y mi corazón, para poder recibir su palabra o bien, como dice el dicho, me entra por uno y me sale por el otro, o si día a día, estoy esforzando para que esa palabra verdaderamente vaya santificando mi familia, mi trabajo y lo que me rodea”, señaló el Padre Neri.

Dijo que en un pasaje bíblico, se habla de un sembrador que puso semillas en tres tipo de terrenos, en donde uno, al ser árido, las semillas no germinaron, en un segundo, en terreno con matorrales espinosos, no dejaron florecer las semillas y otro más, donde había tierra fértil, logrando la siembra.

“Habemos muchas personas que por nuestros frutos, precisamente nos conoce, más aun, todo árbol por su fruto es conocido, de tal forma, que muchos de nosotros, actuamos como actuamos, en función del valor que le damos a esta palabra que se sembró de Dios, si yo no siembre en mis hijos los valores morales, espirituales, sino les hablo de la Sagrada escritura, sino les hablo de Jesús, entonces, díganme ustedes, quién va a sembrar en nuestros hijos estos valores y principios, y como el día de mañana, los van a cultivar, sino hay quién se los vaya a cultivar, si nadie se los cuido, es de ahí importante que en las familias, seamos los sembradores fundamentales del respeto, la comprensión, la solidaridad, el respeto por los cuerpos, por los bienes ajenos, la integridad, la responsabilidad, todos estos son valores y semillas que se deben sembrar y cuidar; y somos nosotros los papás, las escuelas, las iglesias y los Gobiernos, quienes tenemos la responsabilidad moral, ética y espiritual, de sembrar estos valores, para tener mejores personas, mejores familias, mejores cristianos”, puntualizó.

Facebook Comments