Search
miércoles 11 diciembre 2019
  • :
  • :

ANÁLISIS A TIEMPO


Buen día.

SE LAVAN LAS MANOS…

El Secretario de Educación en Coahuila Higinio González Calderón, sí que la supo disfrazar con el programa “certificación escolar”.

Ahora resulta que cada escuela o institución educativa tendrá que ser certificada de acuerdo a los trabajos y actividades que realicen los

Directivos con la sociedad de padres de familia, maestros y alumnos.

Por su puesto que las actividades son para recabar fondos y que cada plantel educativo pueda realizar las obras de mayor necesidad.
Es decir que las escuelas se rasquen con sus propias uñas.

Y para disfrazar el asunto, salen que se estará apoyando a las escuelas que más hagan por sus planteles, como quien dice, que aquellas que más recursos tengan y más reparaciones hagan en sus instalaciones más serán apoyados.

Pero resulta algo, o un tanto incongruente poner a competir a las escuelas tomando en cuenta que todas tienen un sinfín de necesidades.

Alguna idea loca se les tenía que ocurrir luego de que como autoridades estatales no tienen recursos y las múltiples necesidades de las escuelas los han rebasado.

O al menos eso dan a entender, a pesar de que cada año se otorga un presupuesto en educación.

O que alguien explique a donde van a parar el presupuesto para la educación que se destina de manera anual y sin contar lo que obligan a los contribuyentes a aportar como en el caso de los impuestos vehiculares donde imponen un apartado a la educación.

Y como este pueden existir más ejemplos donde se demuestra que recursos para la educación hay, que quizá desaparezcan y se vayan a cuentas privadas de unos cuantos es muy diferente.

Por eso hoy se lavan las manos con programitas que irónicamente juegan y se burlan de la inteligencia del pueblo.

Ahora resulta que al gobierno se le aplaude en campaña al escuchar sus promesas de campaña al hablar de los beneficios básicos como seguridad, educación y salud.

Pero resulta que al estar en el poder, el Gobierno aplaude al pueblo al ponerlos a trabajar para que paguen sus obras y luego premiarlos con otra obra más, peor de menor costo o quizá igual.

Y a final de cuentas se ahorran una obra.

Esto me suena que pueden llegar a una calle de cualquier colonia y decirle a los habitantes que hagan actividades como vender tostadas, chicharrones y jugadas de lotería para sacar recursos con los cuales puedan pagar la introducción de agua y drenaje para luego premiarlos con la pavimentación.

No cabe duda que cada vez las autoridades friegan más al pueblo para seguirse ahorrando los recursos y al mismo tiempo llenarse las alforjas de dinero.

Recuerden que están empezando por el sector educativo.

El plan piloto lo están echando a andar en las escuelas, para luego ponerlo a prueba en obra pública, seguridad y cualquier rubro más que se les antoje.

Una forma muy inteligente de construir enormes minas de oro.

CUCHARADA DE SU PROPIO CHOCOLATE…

Ahora resulta que el coordinador de desarrollo rural en la Región Centro Juan Antonio del Asco, está sumamente molesto porque la Fiscalía no ha resulto el robo que sufrió de dos caballos.

Vive en carne propia la burocracia y la ineficiencia con que trabajan las autoridades.

Pero ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón, al menos eso es lo que dice más o menos un dicho por ahí.

Tiene que recordar que cuando estuvo como Alcalde de Sacramento hizo muchas y hoy no tendría que de quejarse.

El “Macho” como lo conocen por sus tierras tiene mucha cola que le pisen, así que calladito se ve más bonito.

Hasta mañana.

Tu opinión cuenta