Festejan feligreses Domingo de Ramos

“Que hizo Jesús para liberar el corazón de tanta gente que tenía tanto egoísmo, odio, maldad, que hizo Jesús realmente para merecer esto”, preguntó el Padre Eduardo Neri Frías.

FRANCISCO GARCIA/ REPORTERO

Unos 200 feligreses entre niños vestidos de hebreos y en su mayoría señoras participaron con fe en el Domingo de Ramos, día en que los cristianos conmemoran la entrada de Jesús en Jerusalén y su aclamación como Hijo de Dios.

Según la Biblia el Domingo de Ramos es el acontecimiento que marca el fin de la Cuaresma y el inicio de la Semana Santa, tiempo en que se celebra la pasión, crucifixión, muerte y resurrección de Jesucristo.

El contingente partió de la Capilla de la Ermita a las 9 de la mañana encabezada por tres padres entre ellos Eduardo Neri Frías.

“Hoy nos hemos reunido para iniciar con toda la Iglesia la celebración anual de los misterios de la pasión muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo”, dijo el padre Eduardo Neri.

Según la lectura del evangelio según San Lucas el caminar juntos es una manera de manifestar que se tiene la misma idea de querer seguir a Jesús.

Durante la procesión de la Capilla Ermita a la Parroquia Santiago Apóstol los feligreses con fe recorrieron las calles Ildefonso Fuentes, Juárez y Carranza con velas encendidas, otros llevaban en sus manos ramos de olivo, manzanilla y palma seca.

Las personas en su caminar representaban los fieles, iban apóstoles y discípulos de Jesús, niños vestido de hebreos, celebrantes y ministro ordenados que con cantos y devoción iniciaron la procesión.

En la misa el padre Eduardo Neri dijo a los feligreses que la celebración del Domingo de Ramos es la más importante de la fe cristiana.

“Jesús muriendo en la cruz vence el egoísmo, el odio, el pecado y resucitando vence a la propia muerte y al mismo tiempo nos da la esperanza a la vida eterna al unirnos a Dios a través de su espíritu en el bautismo”, dijo el Padre Eduardo Neri.

La Parroquia Santiago Apóstol resulto insuficiente para escuchar el Evangelio de San Juan que narra parte del drama humano y divino, desde el encuentro de Jesús con sus apóstoles.

En silencio los feligreses escucharon la narración cuando Jesús fue llevado a juicio, acusado y condenado a muerte y todos los momentos del drama llamado el viacrucis, hasta las últimas palabras al morir en la cruz.

“Todo este drama entorno a la pasión y muerte de Jesús. Y uno se pregunta, que hizo Jesús que destara, que liberara el corazón de tanta gente, tanto egoísmo, odio, maldad, que hizo Jesús realmente para merecer esto” se preguntó le sacerdote.

El Domingo de Ramos debe de ser visto por los cristianos como el momento para proclamar a Jesús como el pilar fundamental de sus vidas, tal como lo hizo el pueblo de Jerusalén cuando lo recibió y aclamó como profeta, Hijo de Dios y Rey.

Facebook Comments