Search
Martes 22 agosto 2017
  • :
  • :

Empate muy “Padre”


Agencias/El Tiempo

¿’Padrísimo’? Quizás no, pero México rescató este domingo un Día del Padre que parecía perdido, casi en el último minuto, probablemente en un resultado que recompensa y glorifica mucho más de lo que el Tri merecía por momentos: a lo Osorio.
La Selección Mexicana inició su andar en la Copa FIFA Confederaciones con empate 2-2 ante una siempre complicada y angustiante Portugal como parte de la actividad del Grupo A del certamen en Rusia.
No hubo casi ningún minuto de tranquilidad en la Arena Kazán, mucho menos para el conjunto americano, que a los 34′ ya se veía con el marcador adverso. Carlos Salcedo cometió un error de esos que se pueden cometer contra cualquiera, menos ante Cristiano Ronaldo. El astro lusitano dirigió la pelota al área y la sirvió inmejorablemente para Ricardo Quaresma, quien simplemente limpió el terreno para definir ante la portería.
México respondió ocho minutos después en una acción que parecía perderse por sector derecho pero que Carlos Vela alcanzó a rescatar para meter centro para Javier “Chicharito” Hernández quien, de “palomita” y casi en el área chica, ponía el empate.
Portugal parecía llevarse el botín completo cuando volvió a anotar en un momento crucial, a los 86′ en una doble equivocación, esta vez de Héctor Herrera quien fue incapaz de rechazar un balón retrasado de Gelson y, por el contrario, dejó el esférico a merced de Cédric; el lusitano quería servir para André Silva pero su envío encontró otra vez el pie oportuno o inoportuno, (depende de qué lado del Atlántico se quiera ver la acción) para vencer a Ochoa. Instantes después, ya en tiempo de reposición, un cobro de tiro de esquina que encontró la milagrosa cabeza de Héctor Moreno dejó los cartones definitivos. Al igual que ante Costa Rica (Araujo) y Honduras (Alanís), un defensa en jugada de táctica fija marcaba diferencia.
El conjunto de las ‘Quinas’ y el Tri llegaron a Rusia para colonizar el medio campo de Kazán. Desde los primeros minutos, México se hizo con la posesión del esférico, pero el dominio territorial era para los lusos quienes tenían en Carvahlo y Moutinho a dos soldados incorruptibles en su labor. Los dirigidos por Fernando Santos ofrecieron una complejidad tan grande como cualquier cosmonauta ruso que buscaba rescatar algún Sputnik perdido en el no menos complejo espacio.
Si bien ambos equipos tuvieron oportunidades, los portugueses daban sensaciones de pisar el área mexicana de forma más sencilla y sin tantos rodeos: Cristiano estrelló una pelota en el travesaño a los 20′, instantes antes de que el multipresumido VAR anulara un gol de Nani.

Facebook Comments